Una bomba de lava impactó en un barco turístico en Hawái e hirió a 23 personas, dijeron funcionarios en el estado estadounidense. Una explosión envió rocas y escombros por el aire y por el techo del barco turístico. Un pasajero se rompió una pierna mientras que otros sufrieron quemaduras.

La lava es del volcán Kilauea de Hawái, que estalló en mayo y ha estado escupiendo gas y roca fundida desde entonces. La explosión dejó un enorme agujero en el techo del barco turístico, que había estado llevando a los visitantes a ver la lava que se zambulle en el mar.

El jefe del batallón del departamento de bomberos del condado de Hawái, Darwin Okinaka, dijo a Reuters que el bote había regresado al puerto por sus propios medios y que tres de los heridos fueron trasladados en ambulancia. Las autoridades dijeron que el barco fue operado por Lava Ocean Tours, que cobra aproximadamente $ 250 por cabeza para ver el flujo de lava en el mar desde un bote turístico. Bryan, que estaba en el barco con su novia Erin, describió el momento aterrador cuando el buque fue golpeado.

Algunos pasajeros le dijeron al Departamento de Tierras y Recursos Naturales de Hawái que el bote se encontraba fuera de una zona de seguridad establecida por el guardacostas.

Las reglas prohíben a las embarcaciones acercarse más de 300 m a un flujo de lava que ingresa al mar, aunque un portavoz del guardacostas dijo a la agencia de noticias Reuters que operadores experimentados de botes habían recibido permisos especiales para acercarse mucho más.

Los funcionarios han advertido sobre los peligros de los humos tóxicos, creados cuando la roca fundida golpea el mar y forma nubes peligrosas que contienen ácido clorhídrico y partículas de vidrio.

Kilauea es uno de los volcanes más activos del mundo y su erupción ha destruido cientos de hogares y ha obligado a miles a evacuar. Pero hasta ahora solo había habido una herida grave, un hombre cuya pierna fue golpeada por un proyectil de roca fundida cuando estaba sentado en un balcón. La semana pasada, los científicos del Servicio Geológico de Estados Unidos dijeron que el flujo de lava había creado una nueva isla pequeña.