Un documento interno de la ONU que se filtró a los medios dice que la organización no proporcionará ayuda humanitaria a la Siria devastada por la guerra hasta que haya un acuerdo sobre la “transición política”. La ONU había negado anteriormente que existiera tal directiva.

La “directiva secreta” de la ONU sobre Siria fue publicada por el periódico ruso Kommersant el domingo. El documento de dos páginas, con fecha de octubre de 2017, establece el marco para “todos los actores de la ONU” que operan en Siria “para garantizar el apoyo y la asistencia a quienes lo necesitan en todas las áreas de Siria”.

Según el archivo filtrado, la ONU “estaría lista para facilitar la reconstrucción” en Siria solo una vez que haya “una transición política genuina e inclusiva negociada por las partes”.

Preocupaciones acerca de que la ONU vincule su asistencia en la reconstrucción de posguerra al proceso político en Siria fueron planteadas previamente por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov. Hablando en un evento de prensa hace dos semanas, Lavrov dijo que una “directiva secreta” que prohíbe a las agencias de la ONU participar en la recuperación económica de Siria fue distribuida por la Secretaría de la ONU en octubre pasado.

El ministro ruso explicó que sospechó que tal directiva podría existir. dentro de la ONU después de que la UNESCO había rechazado la apelación de Moscú en busca de ayuda en la restauración de sitios del patrimonio mundial parcialmente destruidas en la ciudad antigua de Palmyra.

De Acuerdo a las fuentes de Kommersant, el documento filtrado fue escrito originalmente por el ex diplomático estadounidense Jeffrey Feltman, que ahora está sirviendo como Subsecretario general de la ONU para asuntos políticos.

La ONU, mientras tanto, había negado que ese documento existiera alguna vez. “No hubo una ‘directiva secreta’ emitida por ningún departamento de la ONU”, dijo Stephane Dujarric, portavoz del secretario general, a la agencia de noticias TASS.