El ex estratega jefe del presidente Donald Trump, Steve Bannon, ha sido entrevistado como parte de una investigación sobre presunta interferencia rusa en las elecciones de 2016.

Se reunió con el abogado especial Robert Mueller, quien dirige la investigación, durante dos días esta semana.

Bannon era presidente de la campaña presidencial de Trump antes de convertirse en un alto funcionario de la Casa Blanca, pero dejó su cargo en agosto en medio de informes de tensión con otros ayudantes. El Sr. Mueller está investigando si la campaña de Trump coludió con Rusia para influir en las elecciones estadounidenses. Tanto Moscú como Trump lo niegan.

Los investigadores creen que Bannon podría tener información crucial sobre la administración Trump, incluyendo detalles sobre por qué James Comey fue despedido por el presidente.

Comey ha dicho anteriormente que no tiene dudas de que fue despedido por Trump para cambiar la investigación de Rusia, una acusación que la Casa Blanca niega. No está claro de qué se le preguntó al Sr. Bannon, pero se dice que pasó 20 horas hablando con el equipo del Sr. Mueller. Sin embargo, una fuente cercana al proceso le dijo a Associated Press que el Sr. Bannon respondió cada pregunta que le hicieron.

Esta investigación se está ejecutando junto con cuatro similares que están siendo conducidos por políticos en el Congreso, y el Sr. Bannon habló con uno de ellos el jueves.

Apareció frente al comité de inteligencia de la Cámara como parte de su propia investigación por separado sobre posibles vínculos entre Trump campaña y Moscú. Pero frustró al comité cuando se negó a responder sus preguntas, y optó por responder 25 preguntas pre-escritas que habían sido aprobadas por la Casa Blanca, esto llevó a los principales demócratas a pedir un procedimiento de desacato contra el Sr. Bannon.

Hubo un rechazo a responder cualquier pregunta que haya sacado a relucir todos los hechos. Así no es como funciona el privilegio. Así es como funciona la obstrucción, dijo el líder demócrata del panel, Adam Schiff. En un tweet, el miembro demócrata Joaquín Castro también acusó a Bannon de obstruir el asunto.

El representante republicano Mike Conaway dijo que los miembros del panel estaban descontentos con las respuestas del Sr. Bannon. Él no contestó todas las preguntas que nos gustaría que rersponda, por lo que hubo frustración entre los miembros del comité con respecto a eso, dijo.

No es la primera vez Bannon ha sido criticado por el panel. Se reunió voluntariamente con el mismo comité en enero y se negó a responder sus preguntas durante un período de 10 horas. El comité emitió una citación que lo obligaba a regresar por segunda vez. Pero el presidente Trump le aconsejó invocar el privilegio ejecutivo, una prerrogativa que le permite retener información.