La primer ministro del Reino Unido, Theresa May, confirmó el martes al jefe de gabinete argentino, Marcos Peña, que asistirá a la cumbre del G20 programada para diciembre próximo en Buenos Aires.

En un breve intercambio, que incluye una foto, la Primer Ministra dijo que esperaba su viaje a Argentina, donde se espera que se reúna con el presidente Mauricio Macri, quien actualmente ocupa la presidencia del G20.

El gesto de la señora May fue visto como una señal muy significativa ya que el Primer Ministro está completamente involucrado en la preparación de una presentación vital en la Cámara de los Comunes para levantar una serie de enmiendas al proyecto de ley de retirada de la UE votado en la Cámara de los Lores.

“Llegué a Londres para ratificar la determinación del presidente Macri de avanzar en todos los posibles acuerdos de libre comercio e integración económica que podamos lograr”, aseguró Peña, quien agregó que funcionarios e inversionistas le preguntaron reiteradamente cómo planea el gobierno argentino superar los desafíos de transformar la economía que aún están pendientes.

En la sede de Chatham House del Royal Institute of International Affairs en Londres y hablando en inglés, Peña dio una conferencia sobre los cambios políticos en Argentina y una agenda abierta para una economía global sostenible.

Hizo hincapié en que la actitud constructiva actual hacia el Reino Unido se basó en el gradualismo que ha marcado la administración Macri, y que no está en peligro, e insistió en que el mensaje fue muy claro: “tenemos la intención de trabajar conjuntamente con el Reino Unido fortaleciendo nuestra relación bilateral en el marco de nuestra inserción en el mundo”.

Del mismo modo, en lo que se interpretó como un mensaje sobre las Malvinas, Peña dijo: “somos un gobierno que promueve la paz, el diálogo y la integración, y esto debería representar un alivio”.

Además, admitió que a pesar de ser un país de contradicciones, el mismo día que Macri vetó un proyecto de ley que congelaba las tarifas de los servicios públicos, el Congreso también aprobó una legislación antimonopolio y subrayó que el banco central argentino estaba bien preparado para garantizar un sistema monetario que fuera estable y sostenible.

Finalmente, Peña dijo que aquellos que creen que 2019 va a ser una elección difícil para que la coalición gobernante gane, “son meras especulaciones”, “Los argentinos no quieren un retorno al pasado”, indicó el jefe de gabinete y recordó que era la primera vez en la historia del país que una presidenta saliente (Cristina Fernández) no asistió a la toma de posesión de su sucesor, (Mauricio Macri).