El avión solar “Solar Impulse II” hace una marca en la historia al convertirse en el primer avión alimentado por energía solar en dar la vuelta por completo la Tierra.

El viaje comenzó con una visión en 2004 para escribir el siguiente capítulo de la historia de la aviación y hacer realidad algo aparentemente imposible hasta ahora. Bertrand Piccard y André Borschberg forjaron la idea de volar alrededor del mundo usando como fuente de energía solamente la proporcionada por nuestro astro rey, el Sol.

“Nuestro objetivo para el Solar Impulse es contribuir al mundo de la exploración y la innovación, para hacer una contribución a la causa de las energías renovables. Queremos demostrar la importancia de las tecnologías limpias para el desarrollo sostenible; y para colocar los sueños y las emociones de nuevo en el centro de la aventura científica “.

Después de muchos años de dedicación, el equipo ha diseñado la versión final del Solar Impulse II. El viaje comenzó en Abu Dhabi.. En el camino, el equipo logró llevar a cabo hazañas asombrosas, como volar durante cuatro días seguidos a Japón, estableciendo un récord en el  vuelo más largo propulsado unicamente con energía solar. El equipo se mantuvo en medio de un viaje de 40.000 kilometros que les llevó por todo el mundo.

Mientras que el logro marca un final feliz para un largo viaje, que nunca estuvo lejos de sufrir de inconvenientes propios de desarrollos atrevidos como este avión que fueron solucionando con el tiempo. El equipo se encontró con muchos temas críticos que requieren una gran habilidad y determinación para persistir a lo largo de la aventura. Uno de los mayores problemas que estaba tratando de superar las temperaturas gélidas de -10 ° C  durante el vuelo sobre el Atlántico. Piccard, uno de los pilotos que hicieron el viaje a través del Atlántico durante el regreso a Hawai tuvo que luchar contra la hipotermia durante todo el camino. Los componentes críticos tuvieron que quedar fuera para ahorrar peso y energía. Desafortunadamente, un calentador era uno de ellos.

solar-impulse-hawaii

El vuelo casi no llegó más allá del primer día de Japón debido a un sobrecalentamiento de la batería. Sólo un día después de salir de Japón, las baterías comenzaron a alcanzar temperaturas de funcionamiento críticos. Los ingenieros de soporte discutieron si continuar o no con el vuelo, porque si las baterías sobrecalentaban demasiado, potencialmente podría llegar a ser fatal. En última instancia, la decisión la tomó Piccard, y él decidió persistir en la aventura. Sin embargo, las baterías sufrieron daños irreversibles y el avión quedó en reparación varios meses, mientras se recuperaron piezas de recambio.

Ahora, después de meses de reparaciones y retrasos, Solar Impulse II finalmente ha conseguido lo imposible. El equipo dejó una huella en la historia, su verdadera misión es establecer un nuevo comienzo para utilizar energías renovables que ya están disponibles para salvar el planeta.

El equipo tuvo primero que diseñar un avión para que puedan viajar los dos pilotos por todo el mundo. Por el tipo de diseño, en un principio algunos argumentaron que era imposible que volase, sin embargo, al final, los ingenieros completaron con éxito un diseño funcional. Con la envergadura de un Jumbo 747, el peso de un coche familiar, impulsado por la energía equivalente producida por una motocicleta, el avión es un maravilla de la ingeniería y también el avión mas grande del mundo en su peso.

 “Para construir un avión del tamaño de un 747 con el peso de un coche, algo que fue considerado imposible por la industria de la aviación, hemos tenido que desarrollar el derecho de pensar con el fin de empujar los límites de las tecnologías. Con los socios que creyeron en la misma visión, hemos desarrollado soluciones para que nuestros aviones sean extremadamente eficientes energeticamente. Todas estas tecnologías pueden ser utilizadas hoy en día en otras aplicaciones para hacer nuestro mundo más eficiente. “

El equipo no se detiene ahora. Actualmente se encuentran en las obras de desarrollo de otras aeronaves solares, incluyendo un avión no tripulado de energía solar. El futuro del transporte está siendo revolucionado, con los precios de la gasolina en aumento, y varios daños medioambientales gracias a los combustibles fósiles que quemamos sin control, este nuevo vehiculo aéreo propulsado enteramente a energía solar podría ser una respuesta a este medio de transporte tan popular desde su invención misma.