Gran Bretaña, Francia y Alemania se comprometieron a permanecer en el acuerdo nuclear iraní a pesar de que Donald Trump sacó a Estados Unidos del acuerdo.

En una declaración conjunta, los países expresaron “pesar y preocupación” por la decisión e instaron a Irán a “mostrar moderación” en su respuesta.

Hassan Rouhani, el presidente de Irán, dijo que el país permanecerá en el trato ya que las discusiones con los aliados se llevarán a cabo durante las próximas “pocas semanas”.

Sin embargo, dijo que si las conversaciones fracasan con otros socios del acuerdo, entonces Irán está preparado para reiniciar su programa de enriquecimiento de uranio.

Los aliados de Medio Oriente de América dieron la bienvenida a la decisión de Trump, con líderes en Israel y Arabia Saudita emitiendo mensajes de apoyo.