Un aspirante a profeta fue arrestado en Etiopía después de que no logró devolver la vida a un hombre muerto. Getayakal Ayele había intentado revivir el cadáver de Belay Biftu al tumbarse sobre él y gritar repetidamente a Belay que despertara, su intento no fue exitoso, y su fracaso enfureció a los miembros de la familia que comenzaron a atacar al Sr. Getayawkal.

Fue salvado cuando la policía llegó poco después, aunque eso no significaba que estuviera fuera de problemas. Abrazar cadáveres es un crimen bajo la ley etíope y un comandante de la policía local le dijo a la BBC que el hombre, cuyo trabajo real es como trabajador de la salud, ahora está bajo custodia.

El incidente fue filmado y desde entonces se ha vuelto viral en las redes sociales. Los residentes en la pequeña ciudad occidental de Galilea, en la región de Oromia, dijeron que el Sr. Getayawkal fue primero a la desconsolada familia y les contó la historia de Lázaro, quien según el Nuevo Testamento fue devuelto a la vida por Jesús.

Aparentemente, acordaron desenterrar al Sr. Belay, después de la fallida resurrección, varios miembros de la familia se desmayaron en el acto, mientras que otros se enojaron y comenzaron a golpear al Sr. Getayawkal, momento en el que la policía llegó y lo arrestó.