ICC Labs Inc., una subsidiaria de la canadiense Aurora Cannabis Inc., abrió sus puertas el miércoles en Montevideo y se convirtió en el primer subcontinente. productor de productos farmacéuticos derivados del cannabis con capacidad para “abastecer a casi todo el continente sudamericano”, según el director ejecutivo de la empresa, Alejandro Antalich. La ceremonia estuvo encabezada por el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, quien es médico y estuvo flanqueado por miembros de su Gabinete.

La planta costó alrededor de 12 millones de dólares estadounidenses y también podría abastecer a América Central y México, explicó Antalich. “Durante mucho tiempo, Uruguay fue conocida como la Suiza de las Américas. “Creo que hoy, con la ayuda de Aurora, y considerando que estamos creando una nueva industria en Uruguay, tenemos la posibilidad de ser conocidos nuevamente como la Suiza de las Américas”, dijo Antalich.

El asistente de Vázquez, Juan Andrés Roballo, señaló que “Uruguay como exportador de materia prima agrícola ahora agrega [a su economía] la última etapa de la industrialización, que genera una demanda de recursos humanos, insumos y servicios altamente calificados de alto nivel agregado; y nos coloca en otro estándar en una industria que queremos desarrollar, porque involucra investigación científica que tiene como destino la calidad de vida de las personas combinada con el desarrollo de Uruguay como un centro en el continente para producir productos de calidad científicamente comprobados. “.

Antalich estuvo de acuerdo:” Lo más importante para la empresa era poder integrar verticalmente toda la matriz de producción en Uruguay, lo que nos permite tener costos de producción muy bajos y nos convierte en un jugador muy competitivo en todo el mundo “, dijo.

El ministro interino de Salud de Uruguay, Jorge Quian, se hizo eco y el presidente Vázquez y el secretario Roballo sobre la importancia de la creación de este tipo de centros: “Saber que aquí trabajaremos seriamente en la producción de cannabis medicinal es fundamental”, subrayó. También explicó. Que con esta tecnología y con la contribución del Instituto Pasteur, la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y la Escuela de Med. Además, Uruguay podrá desarrollar investigaciones en mayor profundidad y demostrar la calidad y utilidad de los productos.

“Es una gran oportunidad tecnológica, laboral y de investigación para los uruguayos”, resumió. Antalich anticipó que los productos serán “asequibles” para la mayoría de las personas, pero se negó a revelar un rango de precios.

También mencionó un programa de asistencia para que los pacientes de bajos ingresos que podrían necesitar estos medicamentos puedan obtenerlos de forma gratuita.