La policía japonesa arrestó a un hombre de 73 años sospechoso de mantener a su hijo en una jaula de madera durante más de 20 años.

Yoshitane Yamasaki dijo que encerró a su hijo, ahora de 42 años, porque sufría problemas mentales y era a veces violento, según los oficiales. La jaula, de 1 m de altura y menos de 2 m de ancho, estaba en una cabaña junto a la casa del Sr. Yamasaki en la ciudad de Sanda.

El hijo, que ahora sufre una afección en la espalda, está siendo atendido por las autoridades. Los medios locales informan que ha estado al cuidado de una instalación de bienestar social en el oeste de Japón desde enero.

La visita de un funcionario de la ciudad a la casa del Sr. Yamasaki alertó a las autoridades sobre el encierro del hombre de 42 años. Los investigadores creen que el Sr. Yamasaki comenzó a confinar a su hijo mentalmente enfermo desde los 16 años, cuando comenzó a actuar de manera extraña.

Por el momento, la policía solo detuvo al pensionado por enjaular a su hijo durante 36 horas el 18 de enero. Según los informes, el Sr. Yamasaki admitió las acusaciones, diciéndole a las autoridades que alimentaba a su hijo todos los días y le permitió bañarse día por medio.