El gobierno de Sonora iniciará acciones legales para expropiar 13 propiedades propiedad del ex gobernador del estado Guillermo Padrés y otros funcionarios que prestaron servicios en su administración, dijo el fiscal general ayer.

Rodolfo Montes de Oca explicó que el valor total de los bienes raíces por los cuales Claudia El gobierno dirigido por Pavlovich buscará órdenes de confiscación -incluidos tres ranchos propiedad del ex gobernador encarcelado- que supera los 561 millones de pesos (US $ 29,4 millones). Fuentes con conocimiento del caso dijeron al diario El Universal que una de las propiedades apuntadas es Rancho Pozo Nuevo, donde Padrés construyó una presa en 2015 sin aprobaciones federales por lo que posteriormente fue multado con 4,4 millones de pesos.

Ubicado en el municipio de Arizpe, el rancho ha sido valorado en más de 165 millones de pesos (US $ 8,7 millones). Las autoridades de Sonora también están tratando de expropiar los ranchos Hacienda Rústica Caballerizas y El Derrumbadero, que Padrés también posee. Su valor combinado es de más de 126 millones de pesos (US $ 6,6 millones).

El gobernador del Partido Acción Nacional (PAN) sirvió desde 2009 hasta 2015, pero el año en que dejó el cargo y fue acusado de lavado de dinero y fraude fiscal.

El ex gobernador permanece tras las rejas, aunque en febrero un tribunal federal lo exoneró de dos de los tres cargos en su contra. En ese momento, Pavlovich dijo que “este tipo de situaciones dañan a la sociedad, perjudican a la gente de Sonora y perjudican a quienes intentamos hacer un buen trabajo”.

Padrés ha insistido en que es inocente de los cargos. Los otros funcionarios de Padrés ‘ La administración objeto de la acción legal es el ex secretario de gobierno Roberto Romero López, la ex diputada del PAN Mónica Paola Robles Manzanedo, el ex secretario de finanzas Carlos Manuel Villalobos y el ex presidente estatal Juan Bautista Durazo.