Las decisiones se relacionan con las investigaciones sobre sospechas de corrupción que involucran los negocios de Odebrecht con la petrolera estatal Pemex, según los funcionarios.

México ha prohibido que las instituciones federales y los gobiernos estatales hagan negocios con la constructora brasileña Odebrecht durante los próximos dos años y medio, y multó a la compañía con alrededor de 60 millones de dólares, dijo el gobierno.

Los cuerpos del estado tienen prohibido “participar en contratos públicos federales o cualquier contrato con la Constructora Norberto Odebrecht S.A.”, reveló el boletín oficial del gobierno esta semana. Los contratos existentes no se vieron afectados, agregó.

Dos unidades de la empresa brasileña habían sido multadas con 543,5 millones de pesos (US $ 30,1 millones), según un documento del gobierno. Dos representantes legales de la compañía también fueron multados con 1.26 millones de pesos (US $ 69,700) cada uno, agregó.

Las decisiones se relacionan con las investigaciones sobre sospechas de corrupción que involucran los negocios de Odebrecht con la petrolera estatal Pemex, según los funcionarios. El gobierno no proporcionó detalles.

Odebrecht dijo en un comunicado que la compañía había sido notificada y que estaba analizando los pasos dados por México. Odebrecht pasó los últimos años en el centro de uno de los mayores escándalos de corrupción en América Latina y admitió haber pagado sobornos desde Perú a Panamá.

En diciembre, México prohibió a la empresa brasileña de construcción ofertar por contratos públicos federales durante cuatro años luego de que el Ministerio de la Administración Pública (SFP) dijera que había sancionado a la empresa por un “cargo incorrecto” con Pemex.

Ecuador encarceló a su vicepresidente por el escándalo de Odebrecht y la compañía pagó miles de millones de dólares en acuerdos en los Estados Unidos, Brasil y Suiza.
El mes pasado, el presidente de Perú renunció luego de que una investigación apuntara a sus conexiones con Odebrecht.

El gigante de la construcción ha admitido ante los fiscales de Estados Unidos y Brasil que pagó US $ 10.5 millones en sobornos en México.