Hablando en una conferencia de prensa luego de una reunión con miembros de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), el próximo presidente de México también dijo que no habría aumentos abruptos de los precios del combustible, o gasolinazos, bajo la administración que dirige.

“No solo no habrá gasolinazos, sino que el gas y el diésel no subirán más que la inflación durante tres años y luego de tres años, cuando tengamos producción de gasolina en México, bajaremos los precios, las importaciones bajarán”. Dijo López Obrador.

El líder izquierdista, que ganó las elecciones presidenciales del 1 de julio en un deslizamiento de tierra, también habló de la necesidad de reactivar la economía dado que el crecimiento en México, en torno al 2%, sigue a la zaga de la tasa mundial.

“Tenemos que salir del estancamiento económico y eso se logra con un esfuerzo conjunto. Necesitamos la participación de los sectores público, privado y social “, dijo López Obrador.
El presidente electo, que prestará juramento el 1 de diciembre, pronosticó un crecimiento anual de 4% durante su mandato de seis años que, de lograrse, superaría las tasas registradas durante las cinco administraciones federales anteriores de México.

López Obrador reiteró su propuesta de reducir el impuesto al valor agregado (IVA) y el impuesto a la renta en la región fronteriza norte, y agregó que su equipo estaba analizando la posibilidad de implementar el mismo esquema en la región del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca.

También dijo que planeaba trasladar secretarías federales y otras dependencias gubernamentales a diferentes regiones del país para lograr un crecimiento más equitativo.

“Hay regiones como el Bajío, la Riviera Maya, algunas ciudades fronterizas y algunas regiones del centro del país que tienen un crecimiento del 5% al ​​8%, pero otros lugares en lugar de crecer disminuyen”, dijo López Obrador.

“No es justo ni aconsejable que la inversión pública y privada se concentre solo en algunas áreas del país”.

Los primeros departamentos que se trasladarán serán la Secretaría de Turismo a Chetumal, Quintana Roo, y la Secretaría de Medio Ambiente a Mérida, Yucatán, dijo López Obrador.

Ya había anunciado que la sede de la Secretaría de Economía se trasladaría desde la Ciudad de México a Monterrey, Nuevo León.

El presidente electo agregó que acordó reunirse cada tres meses con los miembros de Concamin como parte de una estrategia para “gobernar juntos y tener desarrollo con justicia en nuestro país”.

Durante el período de la campaña, López Obrador hizo un esfuerzo concertado para persuadir al electorado y al sector privado de que no está en contra del negocio, ya que sus críticos han intentado retratarlo durante mucho tiempo.

Si bien ha seguido criticando a la élite política y empresarial de la nación, a la que colectivamente llama “la mafia del poder”, AMLO, como se le conoce comúnmente, también ha demostrado su voluntad de cooperar con el sector privado, como lo demostró su anuncio. la semana pasada de un programa de aprendizaje respaldado por el influyente Consejo de Coordinación Empresarial (CCE).

El presidente electo y los miembros de su futuro gabinete también buscaron la semana pasada aliviar las preocupaciones sobre los próximos planes económicos del gobierno, una estrategia que según los analistas contribuyó a que el peso registrara su mayor ganancia de una semana en más de seis años.