El ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, pronto podría ser liberado de prisión luego de pasar dos años en espera de juicio por cargos de corrupción.

Un juez federal falló a favor de Padrés ayer después de que solicitó una revisión del encarcelamiento preventivo ordenado después de su arresto en noviembre de 2016.

La fianza fue ordenada en 140 millones de pesos (US $ 6.8 millones).

Una vez liberado, se rastreará el paradero de Padrés con un brazalete electrónico y tendrá que presentarse ante el tribunal cada 15 días. También tiene prohibido salir del país.

El ex gobernador enfrenta cargos federales de lavado de dinero y cargos estatales de tortura, abuso de poder e tráfico de influencias, entre otros.

Padrés fue gobernador desde 2009 hasta 2015.