Los pueblos indígenas de 51 localidades en el municipio de Las Margaritas en Chiapas están denunciando los planes de construir una planta de generación hidroeléctrica en el río Santo Domingo.

Los ciudadanos de Tziscao, Cataratas y Tzeltal-Tzotzil afirman que la planta y su presa tendrían un impacto negativo en sus comunidades y en una gran parte de las reservas naturales protegidas de la región.

En lo que a ellos respecta, “el agua es sagrada, una fuente de vida y no se puede negociar con ella”.

“Este proyecto pretende inundar varios cientos de hectáreas”, dicen, “despojarnos de nuestros derechos fundamentales” y de la tierra.

Afirman que no han sido informados o consultados sobre la planta, como lo exige la ley y están exigiendo la “cancelación inmediata del proyecto hidroeléctrico”.