El hombre de 29 años está acusado de haber agredido a un total de 70 pacientes, incluidos 18 adultos, mientras trabajaba en varios hospitales y centros de salud en Suecia.

Los fiscales afirman que el médico, que ha estado detenido desde diciembre de 2017, había examinado los genitales de los pacientes infantiles en los casos en que era médicamente irrelevante.

Los niños tenían entre 2 y 12 años. En cuatro de los casos, el delito debe considerarse agravado por la imprudencia (del médico) en contra de la corta edad del niño y el abuso de su posición, dijeron los fiscales en la hoja de cargos.

El hombre, que niega los cargos, también es acusado de filmar algunos de los asaltos y de poseer pornografía infantil.

El médico, que también trabajaba para un servicio de atención de salud en línea que permitía a los clientes consultarlo a través de videoconferencias, supuestamente les había pedido a los padres que le mostraran los genitales de sus hijos.

El abuso de la confianza que generalmente disfrutan los médicos y el uso de una nueva tecnología para cometer abuso sexual es único y preocupante, dijo Fredric Wikman, un abogado que representa a varias víctimas, a la agencia de noticias TT.

El médico, cuyo juicio comienza el 20 de septiembre, enfrenta hasta 14 años de prisión si es declarado culpable.