Luxemburgo se convertirá en el primer país del mundo en hacer que todo el transporte público sea gratuito. Todas las tarifas para trenes, tranvías y autobuses se desecharán para el verano de 2019 como parte de una nueva iniciativa ambiental, anunció Xavier Bettel, el primer ministro.

La ciudad de Luxemburgo, la capital, sufre una de las peores congestiones de tráfico en el mundo, con un estudio que muestra que los conductores pasaron un promedio de 33 horas en atascos en 2016.

A pesar de su pequeña población de 110,000 personas, unas 400,000, incluidas las de los países limítrofes de Francia, Bélgica y Alemania, viajan a la capital por trabajo.

El Sr. Bettel prestó juramento por un segundo mandato el miércoles, después de haber prometido durante su campaña electoral priorizar los problemas ambientales.

El Sr. Bettel también considerará introducir dos nuevos días festivos y legalizar el cannabis con fines recreativos.

El Gran Ducado es el estado miembro más rico y segundo más pequeño de la Unión Europea, con una población de aproximadamente 600,000 habitantes.

Anualmente, el sistema nacional de transporte público cuesta alrededor de 1.000 millones de euros. El nuevo gobierno de coalición ha prometido invertir más en servicios públicos.

El plan facilitará la restricción de la red vial y también ahorrará dinero en la recolección de tarifas y la inspección de boletos, pero aún quedan algunos problemas por resolver antes de que las personas puedan comenzar a viajar gratis.