La partida de las 25 toneladas de limones refrigerados es un primer envío simbólico, pero marca la apertura de un mercado para los productores de Tucumán que probablemente sea lucrativo. Algunas estimaciones han colocado los ingresos en US $ 50 millones si se exportan 150,000 toneladas anualmente.

Como tal, el presidente Mauricio Macri viajó hoy a Tucumán junto con el ministro de la agroindustria, Luis Etchevehere, y se unió al gobernador Juan Manzur. Hablando allí, el presidente dijo que el envío era un recordatorio de que el gobierno está tratando de “llevar productos argentinos de alta calidad a los supermercados de todo el mundo” y que los cambios de política puestos en marcha por su gobierno fueron diseñados para ayudar a las economías regionales.

Macri mencionó a China, México, Brasil, Corea del Sur y Canadá como destinos donde se exportan nuevos productos argentinos o donde se están llevando a cabo discusiones. También visitó una planta de procesamiento de limón hoy.

Calificándolo como un “día histórico”, Manzur dijo a la radio La Red que “fue un esfuerzo conjunto entre el gobierno nacional y el provincial, lo que lo convirtió en un punto de inflexión para las economías y exportaciones regionales”.

Las exportaciones de limón también ponen fin al vaivén en los Estados Unidos sobre permitir a los cítricos argentinos: luego de la decisión del saliente gobierno de Barack Obama de realizar envíos verdes, la flamante presidencia de Donald Trump congeló la medida.