La Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, al concluir el Grupo de los 20 (G20) Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales reunidos en Buenos Aires, reiteró sus elogios al presidente argentino Mauricio Macri por sus políticas económicas graduales y pidió la reforma en las economías más avanzadas para asegurar un crecimiento sostenido y sólido.

“Al concluir esta reunión de Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G20 -la primera bajo el liderazgo de Argentina- la recuperación económica mundial ha seguido fortaleciéndose, con un impulso de crecimiento que ahora involucra más del 80% del PIB total del G20. Esto proporciona un crecimiento laboral muy bienvenido y espacio para emprender reformas importantes. Como he dicho antes, debemos arreglar el techo mientras brilla el sol.

“La reforma es aún más importante porque las fuerzas cíclicas que llevan el crecimiento actual eventualmente disminuirán y las perspectivas a mediano plazo siguen siendo débiles, especialmente en las economías avanzadas. Más allá del corto plazo, los riesgos se están acumulando; por ejemplo, los niveles de deuda son altos en las economías avanzadas y continúan aumentando en muchos países de mercados emergentes y de bajos ingresos; y los desequilibrios mundiales persisten, y podrían verse exacerbados por la combinación de políticas en algunas de las principales economías.

“En mis discusiones durante los últimos dos días, he enfatizado que ahora es un momento oportuno para implementar reformas para hacer que el crecimiento sea más sólido, sostenible, equilibrado e inclusivo. Me uní a otros para reiterar que debemos evitar la tentación de adoptar políticas internas y, en cambio, trabajar juntos para reducir las barreras comerciales y resolver los desacuerdos comerciales sin recurrir a medidas excepcionales.

“También hice hincapié en la importancia de abordar la acumulación de deuda en los sectores público y privado, luego de un largo período de condiciones financieras fáciles. Esto crea vulnerabilidades financieras, especialmente cuando se endurecen las condiciones monetarias. Para mitigar estos riesgos, los países deberían aprovechar el impulso actual mediante la construcción de reservas fiscales, creando más espacio para actuar en la próxima recesión, y haciendo un uso activo de las políticas macro y micro prudenciales. Los tipos de cambio flexibles pueden ayudar a mitigar los impactos externos.

Saludo la vigilancia constante del G20 de los flujos de capital y su llamado a aumentar la transparencia de la deuda de los países de bajos ingresos tanto deudores como acreedores. El FMI espera contribuir a estos importantes flujos de trabajo, entre otros.

“Nuestras discusiones en Buenos Aires se enfocaron en una variedad de otros temas que son clave para elevar la productividad y hacer que el crecimiento sea más flexible y compartido. Estos incluían el futuro del trabajo, a la luz del rápido cambio tecnológico; desafíos fiscales internacionales, particularmente relacionados con la digitalización y la transparencia; las oportunidades y desafíos planteados por Fintech y Crypto-assets; y esfuerzos para cerrar la brecha de infraestructura global.

En todas estas áreas, la cooperación internacional es esencial. El FMI, por ejemplo, está trabajando con otras instituciones a través de la Plataforma de Colaboración en Impuestos para ayudar a los países en desarrollo a movilizar ingresos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. También me alienta que los ministros y gobernadores del G20 hayan reafirmado su compromiso con un FMI fuerte, basado en cuotas y con los recursos adecuados en el centro de la red global de seguridad financiera.

“Finalmente, quisiera agradecer a las autoridades argentinas por su excelente organización y liderazgo efectivo en esta reunión del G20. Aplaudo las reformas resueltas implementadas por el presidente Macri durante los primeros años de su administración para abordar los desequilibrios económicos y para reintegrar a Argentina en el sistema financiero y monetario mundial. Tengo muchas ganas de volver a Argentina para las próximas reuniones del G20 en julio y noviembre.