El brutal asesinato del líder de la oposición Luis Manuel Díaz, del partido Acción Democrática, arrojó la polarizada política de Venezuela a una mayor agitación (AFP)

Díaz recibió un disparo al final de una reunión en el ayuntamiento; aparentemente le dispararon al menos 10 veces. Díaz se unió a AD hace cinco años, antes de pertenecer al PSUV

“Unasur expresa su rechazo más enérgico de todo tipo de violencia que podría afectar el desarrollo normal del proceso electoral (en Venezuela)”

Maduro se ha enfrentado repetidamente con Almagro y luego de este último incidente se refirió furiosamente al jefe de la OEA como “Sr. Basura.”

Una misión electoral de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el organismo encargado de monitorear las próximas elecciones venezolanas el 6 de diciembre, hizo un llamado a las autoridades de Caracas para que inicien de inmediato una investigación exhaustiva sobre la muerte de un político opositor en un mitin, apenas dos semanas antes de elecciones parlamentarias cruciales.

El brutal asesinato del líder de la oposición local Luis Manuel Díaz, del opositor Partido de Acción Democrática (AD), lanzó el jueves la política polarizada del país a una agitación aún mayor, lo que provocó que el bloque Unasur pidiera una investigación urgente en un comunicado publicado en su sitio web .

Díaz recibió un disparo al final de una reunión en el ayuntamiento, con testigos que aseguran que recibió un disparo al menos 10 veces.

“Unasur expresa su rechazo más enérgico de todo tipo de violencia que podría afectar el desarrollo normal del proceso electoral (en Venezuela)”, dice la declaración.
Antes de que Díaz se uniera a AD hace cinco años, era miembro del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Los detalles del incidente fueron inicialmente escasos, y la oposición culpó al gobierno y sus partidarios. Mientras tanto, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, expresó su pesar por la muerte de Díaz durante un evento en el estado occidental de Portuguesa, transmitido por la televisión estatal.

El líder venezolano, quien siguió al difunto ex líder Hugo Chávez al Palacio de Miraflores, también enfrentó presiones de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se ha enfrentado con Maduro por los observadores electorales para la crucial votación, en la que el PSUV podría perder el control del Asamblea Nacional.

Maduro ha intensificado su retórica en las últimas semanas luego de que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, enviara una carta al jefe del Consejo Nacional Electoral (CNE) a principios de este mes alegando que el gobierno “no puede garantizar la equidad” en sus próximas elecciones. Maduro respondió con furia llamando a la OEA “la organización más pervertida, corrupta y desacreditada del mundo”.

Almagro expresó su preocupación por la muerte de Díaz en una declaración dada a conocer ayer. “El asesinato de un líder político inflinge una herida de muerte a la democracia”, escribió.

Una declaración emitida por la organización también mencionó otros actos de violencia en la preparación de la votación, diciendo que el asesinato de Díaz debe entenderse en el contexto de otros ataques a la oposición.

Este “no es un episodio aislado” dijo Almagro, “pero ocurre junto con otros ataques llevados a cabo contra otros líderes políticos de la oposición, en una estrategia que busca intimidar a la oposición”.

Un iracundo Maduro inmediatamente devolvió el golpe a Almagro en una transmisión estatal, criticando al político uruguayo por “atacar a Venezuela apenas 12 horas después de que la investigación había comenzado”. El presidente se refirió a Almagro como “Sr. Basura.”

“He pedido a las autoridades que convoquen una conferencia de prensa una vez que tengan información precisa, para que la gente conozca los hechos”, declaró Maduro.