La primera dama de Brasil, Marcela Temer, saltó a un lago en el palacio presidencial en Brasilia para rescatar a su perro, según revelaron funcionarios presidenciales.

Cuando encontró a Picoly en peligro en el agua, se arrojó al lago completamente vestida para rescatarlo. Un agente de seguridad que se negó a ayudar a rescatar al perro fue despedido de su puesto después del incidente del 22 de abril.

La Sra. Temer había estado caminando en los jardines con su hijo, Michelzinho. Cuando Picoly se metió en el lago, se zambulló y no pudo regresar a la orilla.

El presidente de Brasil, Michel Temer, y su familia tienen dos perros: Picoly y Thor, un golden retriever.