La policía canadiense dice que nunca ocurrió un presunto ataque de tijera contra el hijab de una niña de 11 años.

La niña llegó a los titulares la semana pasada después de que dijo que un hombre se acercó a ella y trató de cortarle el hiyab.

La policía de Toronto ahora dice que el incidente, que estaban tratando como un crimen de odio, no sucedió.

La investigación desató una protesta nacional, incluido el primer ministro canadiense Justin Trudeau, quien expresó su preocupación en Twitter.

Después de una investigación detallada, la policía determinó que los hechos descritos en el comunicado de prensa original no ocurrieron, dijo la policía en un breve comunicado de prensa el lunes por la mañana. La investigación está concluida.

La policía dice que ya no buscan un sospechoso. Durante una emotiva conferencia de prensa el viernes pasado, donde estuvo acompañada por su madre, Khawlah Noman dijo que tenía miedo de volver a la escuela. Su madre le dijo a los medios que esto no era solo en Canadá.