La física teórica ha generado muchas teorías a lo largo del siglo pasado, pero una nueva investigación sobre la llamada “pasta nuclear” -material atómico altamente denso que se encuentra en las estrellas muertas- muestra que la ciencia se descontrola rápidamente.

Investigadores de la Universidad de Indiana en Bloomington que estudian objetos increíblemente densos como estrellas de neutrones, formados cuando las estrellas moribundas explotan, ahora están teorizando que la fuerza gravitatoria debajo de la “corteza” externa de estos objetos celestes es tan inmensa que crea estructuras atómicas que solo pueden ser se describe como “pasta nuclear”.

Según su investigación, a solo un kilómetro por debajo de la corteza de una estrella de neutrones, una densa mezcla de neutrones y protones forma estructuras similares a la pasta en todo tipo de formas y tamaños (teóricos), incluidos, entre otros to: blobs, tubes y sheets, como sus comparadores del mundo real ñoquis, spaghetti y lasaña respectivamente.

Además, los científicos teorizan que esta ‘pasta nuclear’ es aproximadamente 100 billones de veces la densidad del agua y requeriría aproximadamente 10 billones de veces el se requiere la fuerza para romper el acero solo para hacer un ‘al dente’ en él.

“Esta es una figura loca, pero el material también es muy, muy denso, por lo que ayuda a hacerlo más fuerte “, dice el coautor del estudio y físico Charles Horowitz de la Universidad de Indiana Bloomington, citado por Science News.

Crear estas enormes fuerzas gravitacionales es imposible de lograr en un ambiente de laboratorio aquí en la Tierra, por lo que los investigadores crearon simulaciones digitales para ver qué delicias culinarias nucleares que podrían inventarse.

Los físicos todavía están cazando evidencia del mundo real de esta legendaria ‘pasta nuclear’ mediante el estudio de la energía emitida por estas estrellas de neutrones. Las estrellas muertas giran increíblemente rápido y emiten ondas gravitacionales a través del espacio-tiempo que nosotros, simples mortales, podemos observar usando el interferómetro láser avanzado Observatorio de ondas gravitacionales o LIGO.

Si la “corteza” de una estrella de neutrones tiene grumos, como predice el modelo digital de “pasta” , entonces podríamos demostrar la hipótesis de investigación detectando las ‘ondas’ correspondientes en las ondas gravitacionales emitidas. Los grumos necesitarían tener decenas de centímetros de altura: un orden alto cuando se trata de una gravedad tan inmensa.

Sin embargo, si LIGO logra atrapar estas ondas espaciotemporales, finalmente podemos haber descubierto el material más duro del universo conocido.