Los precios al consumidor de Argentina subieron un 3,9 por ciento en agosto, según un informe publicado hoy por la agencia de estadísticas Indec. La cifra es la más alta del año y representa un aumento del 0,8 por ciento en comparación con el mes anterior, y la tasa acumulada para el año llegó al 24,3 por ciento.

Además, la tasa interanual ahora es del 34,4 por ciento. Se espera que la tasa de septiembre sea aún más alta, como resultado de la última corrida del peso que tuvo lugar a fines de agosto y principios de septiembre.

La cifra del mes fue impulsada principalmente por los aumentos en los precios de las comunicaciones (12,4 por ciento), los gastos de subsistencia (6,2 por ciento) y los alimentos (4 por ciento). Como resultado, la tasa tiene un impacto más directo en las billeteras de los consumidores regulares, ya que los dos sectores que tuvieron las mayores variaciones en sus precios son los bienes y servicios que se consumen a diario.

El 28 de diciembre, el gobierno hizo el anuncio ahora infame indicando que apuntaba a mantener la tasa de inflación de este año por debajo del 15 por ciento. En un documento filtrado con proyecciones económicas para el año, el gobierno indicó que espera que la inflación anual llegue al 42 por ciento. Las cifras de los analistas privados también rondan esa cifra.