La manufactura disminuyó 7.5%, mientras que la actividad minorista cayó 8.4%. El sector de la construcción también se redujo, pero un poco

El Indec detalló que el sector agrícola cayó 31% en junio con respecto al mismo mes del año pasado, ya que los cultivos fueron golpeados por una de las peores sequías en décadas

La economía de Argentina se contrajo un 6,7% en junio en comparación con el mismo mes del año pasado y un 1,3% en comparación con mayo, dijo el jueves la agencia gubernamental de estadísticas Indec. Junio ​​fue el tercer mes consecutivo de descenso después del 5,2% en mayo y del 0,6% en abril.

Indec detalló que el sector agrícola cayó 31% en junio con respecto al mismo mes del año pasado, ya que los cultivos fueron golpeados por una de las peores sequías en décadas. La manufactura disminuyó 7.5%, mientras que la actividad minorista cayó 8.4%. El sector de la construcción también disminuyó, pero levemente.

“La gran contracción real del PIB en [el segundo trimestre] fue impulsada principalmente por el choque climático negativo sobre la producción agrícola y el impacto de las condiciones financieras más estrictas sobre la economía en general,” dijo Goldman Sachs. “Esperamos que la economía siga débil en los próximos trimestres”.

Los economistas esperan que Argentina entre en una recesión este año ya que su moneda se depreció fuertemente frente al dólar estadounidense en medio de una derrota en las divisas de los mercados emergentes y las preocupaciones de los inversionistas sobre la capacidad política del presidente Mauricio Macri para recortar gastos y reducir la inflación.

A principios de este mes, el Banco Central de Argentina elevó su tasa de interés del 40% al 45% en una reunión inesperada destinada a frenar la presión sobre la moneda nacional y el aumento de la inflación, que alcanzó el 31% el mes pasado.

Luego de una liquidación de la moneda en mayo, Macri recurrió al FMI para obtener una línea de crédito de US $ 50.000mn para apuntalar a la administración mientras busca reducir el déficit gubernamental que alcanzó el 6.5% del PIB el año pasado, incluyendo pagos de intereses sobre la deuda .

El panorama económico se complicó aún más este mes con la aparición de un escándalo de corrupción que involucró a contratistas de obras públicas acusados ​​de pagar millones de dólares en sobornos a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien niega las acusaciones.

Bank of America Merrill Lynch dijo recientemente que si bien el escándalo de corrupción que afecta a la oposición es políticamente beneficioso para el gobierno, probablemente dificultará la recuperación económica el año próximo ya que varias compañías involucradas en proyectos de obras públicas del gobierno están siendo investigadas.