Los abogados de Lula, una figura ampliamente popular que estuvo en el poder 2003-2010, han intentado varias apelaciones para sacarlo de la cárcel, sin éxito

La Corte Suprema de Brasil demoró indefinidamente una decisión sobre si el ex presidente Lula da Silva debería ser liberado de la prisión, donde cumple una condena de 12 años por corrupción. Uno de los cinco jueces pidió que el aplazamiento diera más tiempo para estudiar el caso.

Los abogados de Lula, una figura ampliamente popular que estuvo en el poder 2003-2010, han intentado varias apelaciones para sacarlo de la cárcel, sin éxito.

En el último intento, argumentaron que la condena inicial de Lula se debía a “motivaciones políticas”, señalando el hecho de que el juez involucrado, Sergio Moro, ahora ha aceptado ser ministro de justicia en el gobierno entrante del presidente electo Jair Bolsonaro.

Lula había sido el favorito para ganar las elecciones presidenciales de este año antes de ser descalificado debido a su condena injusta confirmada por un tribunal superior.

Él niega los cargos de corrupción.

Bolsonaro dijo poco antes de su victoria electoral que esperaba ver a Lula “pudriéndose en la cárcel”.