Las conversaciones de construcción de coalición en Italia han fracasado, dejando al país enfrentando nuevas elecciones o un gobierno provisional neutral hasta fin de año.

El presidente Sergio Mattarella dijo el lunes que esas eran las dos únicas opciones que quedaban después de que una tercera ronda de negociaciones no tuvo éxito.

Los partidos más influyentes, favorecen una nueva votación en julio, Mattarella tiene la última palabra. Tras la última ronda de conversaciones destinadas a formar una coalición, el mayor partido único, el movimiento cinco estrellas, no pudo ponerse de acuerdo para aunar fuerzas con la alianza de derecha de Forza Italia y La Liga o con el Partido Demócrata de centro izquierda.

Los intentos previos de romper el punto muerto desde el resultado no concluyente del 4 de marzo tampoco llegaron a nada, y las posiciones iniciales de los partidos permanecen sin cambios. En una declaración pública televisada el lunes, Mattarella instó a los líderes del partido a respaldar a un gobierno neutral después de reconocer que no habría acuerdo de coalición. “No podemos esperar más”, dijo. “Permitan que las partes decidan por su propia voluntad si deberían otorgar plenos poderes a un gobierno … o bien nuevas elecciones en el mes de julio o el otoño”.

Mattarella dijo que una administración neutral tendría la responsabilidad de elaborar un presupuesto para 2019 con el objetivo de evitar los posibles efectos recesivos de un aumento programado en los impuestos a las ventas más adelante en el año.

Un gobierno provisional funcionaría hasta el final del año. y luego se disolvería antes de las elecciones que se celebrarán a comienzos de 2019, añadió Mattarella. Sin embargo, ni el movimiento de las Cinco Estrellas ni la Liga han mostrado interés en apoyarlo.