Tras los informes no confirmados del 8 de junio sobre un posible resurgimiento de la poliomielitis en Venezuela, las pruebas de laboratorio definitivas confirmaron que la causa de la parálisis no es el poliovirus salvaje o el poliovirus derivado de la vacuna, según un comunicado de la OMS.

Un niño de 34 meses presentó síntomas de parálisis flácida aguda (PFA) el 29 de abril, de una comunidad con baja cobertura de vacunación en el delta del Orinoco, estado Delta Amacuro.

Se aisló un poliovirus Sabin tipo 3 a partir de muestras de heces del niño. El aislamiento de poliovirus Sabin tipo 3 puede esperarse en niños y comunidades inmunizados con vacuna bivalente oral contra la polio, que contiene cepas de Sabin atenuadas (debilitadas) de tipo 1 y tipo 3. El análisis final de laboratorio recibido el viernes ha confirmado que los síntomas de AFP no están asociados con poliovirus salvajes o derivados de vacunas.

Una serie de afecciones o infecciones pueden provocar AFP, siendo el poliovirus solo uno de ellos. Como parte de los esfuerzos mundiales de vigilancia de la polio, cada año se detectan e investigan más de 100 000 casos de AFP en todo el mundo. La evaluación clínica del niño está en curso para determinar la causa de la parálisis. El punto más importante es que se debe proporcionar al niño la atención y el apoyo adecuados.

Mientras que la polio silvestre y la polio derivada de la vacuna han sido descartadas como la causa de los síntomas de este niño, esta área de Venezuela está experimentando vacíos en la cobertura de vacunación. Es fundamental que los países mantengan una alta inmunidad a la poliomielitis en todas las comunidades y una fuerte vigilancia de la enfermedad, para minimizar el riesgo y las consecuencias de cualquier eventual reintroducción o reaparición del poliovirus.