El anuncio, realizado por especialistas de la Asociación Internacional de Expertos en Salas de Computación (ICREA), sugiere que Guadalajara está en el buen camino para implementar tecnología inteligente y obtener el título para México sobre centros de tecnología como Tijuana.

La noción de una ciudad inteligente es un concepto en el que varios lugares están capitalizando en todo el mundo y se cree que es un factor decisivo a la hora de construir edificios, enlaces de transporte y diseñar un paisaje urbano.

Si bien no existe una definición universal de ciudad inteligente, la idea general se refiere a una ubicación en la que el uso de la tecnología y los métodos de datos pueden crear entornos más eficientes.

Además, las soluciones sostenibles están integradas en la vida de la ciudad inteligente, la infraestructura se suma a la facilidad de transporte y tanto la economía como los estándares de vida se benefician en esta ubicación inteligente “moderna”. Si se aplica de manera efectiva, es una noción que podría reducir las emisiones, mejorar el flujo de tráfico e impulsar a una ciudad a la vanguardia del avance tecnológico; sin mencionar actuar como un imán para futuras inversiones internacionales en las industrias del área.

La idea ya se ha convertido en un objetivo importante para gobiernos como el de India, que son pioneros en misiones de ciudades inteligentes en una serie de áreas densamente pobladas. Con los niveles de población que aumentan lentamente en todo el mundo, además del aumento de la migración urbana, el número de habitantes de la ciudad sigue su ejemplo y, con ello, el deseo de encontrar soluciones urbanas para muchas de las situaciones de vida problemáticas de hoy.

Según Expansión, Guadalajara ya ha sentado las bases para sistemas avanzados de iluminación y control de tráfico en toda la ciudad. Los semáforos inteligentes ya significan que el acceso por carretera está priorizado para la dirección, dependiendo de la cantidad y el movimiento de los automóviles. Además, la distribución del agua ya se ha actualizado y los sistemas de cámaras en toda la ciudad ya están contribuyendo a una infraestructura “inteligente”.

Smart Guadalajara, una iniciativa diseñada para apoyar a los ciudadanos e informarles sobre actualizaciones inteligentes, se centra en la limpieza de calles y la recolección de basura, al tiempo que permite a los ciudadanos reportar cualquier problema a las autoridades locales a través de una nueva aplicación. Contribuye con otro método a través del cual el gobierno mexicano está trabajando para involucrar a los locales en la toma de decisiones y mejoras en toda la ciudad.

La industria latinoamericana de TI continúa creciendo en varios países, especialmente en México. Lo que está surgiendo de varias ciudades es una nueva, joven y predominantemente bilingüe de nuevos desarrolladores, empresarios en ciernes y especialistas en tecnología.

La comunidad empresarial de la ciudad ha aumentado de 450 a más de 6,000 empresarios en solo cuatro años con el apoyo del gobierno y los centros de inicio que se adaptan a esto. Según Entrepreneur, Jalisco ya se ha forjado un nombre entre los ecosistemas tecnológicos, y ese título solo está destinado a crecer en áreas tecnológicas innovadoras, como AI y una red de nuevas empresas emergentes.

Guadalajara, por supuesto, no es la única ciudad mexicana que está capitalizando la demanda de tecnología y los beneficios potenciales que esto puede brindar a los ciudadanos. Varias organizaciones sociales, como el Código Hola de la Ciudad de México, también están preparando a los jóvenes, así como a los deportados mexicanos que han regresado de los Estados Unidos, para carreras en codificación y desarrollo.

México también es uno de los mayores subcontratistas de desarrolladores de software, y muchos están empezando a darse cuenta de que hay un hervidero de talentos bilingües sin descubrir en todo el país.

Se cree que México es solo uno de los tres países latinoamericanos que están invirtiendo fervientemente en el desarrollo de desarrollos de ciudades más inteligentes y progresistas.

El futuro de Guadalajara podría conducir a nuevas conexiones a través de las ciudades y una implementación de modelos de ciudades inteligentes a escala nacional.