Las autoridades de la capital de España han establecido un nuevo conjunto de leyes de tráfico para el centro de Madrid.

A partir del 1 de noviembre de 2018, el acceso y estacionamiento en el centro de la ciudad se limitará a los residentes de Madrid Centro y los vehículos que tengan la distinción ambiental que les otorga la Dirección General de Tráfico de España, en forma de pegatina ecológica verde.

Estos incluyen los vehículos de gasolina registrados antes de 2000 y los vehículos diesel registrados antes de 2006.

Cualquier automóvil que no cumpla con estos criterios no podrá acceder al corazón de la ciudad sin enfrentar fuertes multas.

Según El País, las nuevas medidas afectarán aproximadamente al 20 por ciento de los vehículos conducidos y estacionados regularmente en el centro de Madrid.

El lunes, el Ayuntamiento de Madrid presentó su nuevo Área de Prioridad de Residencia (APR) para el distrito Centro, que incluye el emblemático Gran Ví de la ciudad y barrios como Letras, Cortes, Embajadores y Ópera que ya tenían sus propios APR.

La nueva APR abarca la mayoría de las áreas prioritarias de residencia anteriores. Fuente: Ayuntamiento de Madrid

La medida busca reducir los niveles de emisiones de carbono en la capital de España en un 40 por ciento.

El espacio reservado para estacionar motocicletas con pegatinas ecológicas verdes se duplicará a 5.4 kilómetros lineales.

Los coches eléctricos pueden circular libremente y el Ayuntamiento de Madrid está considerando extender esta exención a los autos e híbridos ecológicos.

Las autoridades darán dos o tres meses de margen a los conductores antes de imponer multas.

Los residentes de la APR también recibirán 20 permisos cada mes que pueden darles a los visitantes para que puedan obtener acceso sin la perspectiva de ser multados.