El Secretario General António Guterres dijo en una conferencia de prensa en la sede de la ONU que “la migración es un fenómeno global positivo”. El Secretario General declaró que las negociaciones sobre el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular concluirán el viernes en Nueva York, para su adopción formal en diciembre en Marrakech.

“Los inmigrantes son un motor notable para el crecimiento”, destacó Guterres, señalando que suman más de 250 millones en todo el mundo, representando el 3% de la población mundial y aportando el 10% del producto interno bruto global.

Sin embargo, más de 60,000 personas en movimiento han muerto desde el 2000, en el mar, en el desierto y en otros lugares, advirtió. Y a menudo, los migrantes y refugiados son “demonizados y atacados”.

El jefe de la ONU dijo que el Pacto tiene tres objetivos importantes:

En primer lugar, reorientar las políticas nacionales de desarrollo y la cooperación internacional para el desarrollo a fin de tener en cuenta la inmigración y crear oportunidades para que las personas trabajen y vivan con dignidad en sus hogares.

En segundo lugar, dijo, era vital fortalecer la cooperación internacional contra los contrabandistas y los traficantes de personas, y proteger a sus víctimas. “El contrabando y el tráfico son actividades delictivas; la migración no es “, dijo el jefe de la ONU.
En tercer lugar, pidió más oportunidades por parte de las naciones de todo el mundo para ampliar la inmigración legal.

El Sr. Guterres dijo que muchos países desarrollados que envejecen necesitan inmigrantes para llenar vacíos cruciales en los mercados laborales. El cambio climático y otros factores, “incluida la simple aspiración humana, continuarán llevando a las personas a buscar oportunidades lejos de sus hogares”.

“Si la inmigración es inevitable, debe estar mejor organizada a través de una cooperación internacional efectiva entre los países de origen, tránsito y destino, para que no dejemos el control de los movimientos de personas en manos de contrabandistas”, dijo.

Pasando a las consultas sobre un Pacto Mundial sobre Refugiados, que se concluyeron la semana pasada para su consideración por la Asamblea General a fines de año, el Sr. Guterres dijo que la gran mayoría de los refugiados del mundo están alojados en países en desarrollo que enfrentan restricciones.

“Esta responsabilidad debe ser compartida globalmente”, dijo.
Los dos pactos globales se están desarrollando, tras la Cumbre de la ONU para Refugiados y Migrantes en 2016, en la que 193 Estados Miembros adoptaron la llamada Declaración de Nueva York, un plan general para gestionar grandes movimientos de refugiados y migrantes.

“Los dos Pactos Globales fueron el producto de consultas intensas e inclusivas que reunieron a una amplia gama de actores, incluidos los propios migrantes y refugiados”, dijo el Sr. Guterres. “Estos acuerdos muestran el multilateralismo en acción y nos brindan una plataforma sólida para el progreso”.