El domingo, la policía israelí dijo que había encontrado pruebas suficientes de cargos de soborno y fraude contra el primer ministro Benjamin Netanyahu y su esposa en el tercer y más grave caso de corrupción contra el líder israelí.

La policía dijo que tenía pruebas para acusar al Sr. Netanyahu y a su esposa Sara de aceptar sobornos, fraude y abuso de confianza en lo que se conoce como el Caso 4000.

En este escándalo de larga duración, se sospecha que Netanyahu ha aprobado regulaciones que favorecen a la firma de telecomunicaciones Bezeq a cambio de una cobertura favorable en el sitio web de noticias Walla, que es propiedad del accionista controlador de Bezeq. La policía dice que la señora Netanyahu coordinó la cobertura.

Netanyahu ha enmarcado durante mucho tiempo esta investigación como una cacería de brujas organizada por los medios de comunicación y las acusaciones en su contra como de naturaleza más personal que legal.

Las recomendaciones de la policía sobre mí y mi esposa no sorprenden a nadie, dijo en una declaración. Estas recomendaciones se decidieron y se filtraron incluso antes de que comenzara la investigación.

La policía dice que su investigación incluye el testimonio de al menos 60 testigos y cinco años de trabajo. Acusan al primer ministro y al jefe de Bezeq, Shaul Elovitch, a quienes también recomiendan acusar, de haber compartido una “relación basada en sobornos” en la que el Sr. Netanyahu y sus asociados intervienen en la cobertura de noticias casi a diario.