Los separatistas catalanes obtuvieron un voto clave en el parlamento catalán regional en una medida diseñada para permitir que el presidente autoexiliado Carles Puigdemont, quien actualmente es buscado bajo la acusación de sedición por un tribunal español, sea juramentado como presidente desde la distancia. La alteración de la ley significa que Puigdemont no tendría que estar presente en persona en la ceremonia de juramentación.

Puigdemont enfrenta cargos de sedición ante un tribunal español si regresara a territorio español. Puigdemont huyó a Bruselas, luego a Dinamarca, ahora Alemania, en noviembre de 2017.

El máximo tribunal de España se trasladó en febrero para suspender preventivamente la investidura de Puigdemont a menos que comparezca en el parlamento (regional) en persona con autorización judicial previa.

Puigdemont fue arrestado en Alemania con una orden de extradición española a fines de marzo de 2018, pero un tribunal regional alemán rechazó la solicitud de extradición sobre la base de que no existe una premisa legal para ello en Alemania. Puidemont fue liberado bajo fianza.

La reforma a la Ley Presidencial fue aprobada por 70 votos afirmativos, con 64 delegados votando en contra. La nueva ley permitiría a Puigdemont reanudar el papel del presidente catalán, aunque desde el extranjero.

Los independentistas también consideraron nombrar presidente presidido al líder catalán encarcelado Jordi Sánchez.

La movida del gobierno regional posiblemente avivará nuevamente las tensiones con el gobierno de Mariano Rajoy en Madrid. En enero de 2018, el gobierno español presentó una demanda legal ante el Tribunal Constitucional del país contra el intento de Puigdemont de volver al poder, sobre la base de que como fugitivo de la justicia, no puede ser elegido.

Una persona buscada en territorio nacional por crímenes tan graves no puede pretender ser juramentada como jefa del gobierno catalán sin haber enfrentado sus responsabilidades con la ley, dijo la viceprimera ministra de España, Soraya Sáenz de Santamaría, luego de anunciar la apelación.

El parlamento catalán ha dicho que contará con el apoyo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para que investigue a Puigdemont como presidente.