Doce personas, incluidos 6 rehenes, murieron el viernes en un tiroteo entre la policía y ladrones de bancos que intentaban hacer explotar cajeros automáticos en 2 bancos en una pequeña ciudad en el noreste de Brasil, dijeron las autoridades.

Seis rehenes, entre ellos 2 niños, murieron en el tiroteo, informaron los medios locales, cuando la policía disparó contra los ladrones en las sucursales bancarias en la calle principal de Milagres, en el interior del estado de Ceará.

“Seis de los bandidos murieron. Estamos trabajando para identificar a las víctimas” dijo Kelia Jacome, vocera del gobernador.

Jacome dijo que el intento de robo nocturno fue interrumpido por una unidad de la policía que había estado rastreando a una pandilla responsable de robos a bancos similares en el área, en la que se usaron explosivos para destruir cajeros automáticos.

El sitio web de noticias G1, citando al alcalde de Milagres, Lielson Landim, informó que 5 de los rehenes muertos pertenecían a la misma familia. Su coche había sido secuestrado por la banda armada que los tomó como rehenes.

Dos sospechosos fueron arrestados por la policía, que buscaba a otros pandilleros con la ayuda de un helicóptero, dijo la oficina del gobernador en un comunicado.