Se estima que un derrame de petróleo en el sur de Veracruz que forzó la evacuación de 300 personas mató a miles de aves, peces y otros animales, dejando a una comunidad de pescadores preguntándose cómo vivirán.

Los residentes de Nanchital culpan a Pemex y Pemex culpa a los vándalos por causar un derrame en la tubería que ha afectado un tramo de siete kilómetros del arroyo Tepeyac y ahora amenaza el río Coatzacoalcos, en el que fluye el Tepeyac.

El alcalde de Nanchital estima que tomará meses limpiar los efectos del derrame, y teme que los pozos de la comunidad se contaminen.

Zoila Balderas Guzmán dijo que la municipalidad emprenderá acciones legales contra quien sea responsable, pero también criticó a la compañía petrolera estatal por lo que ella llamó “indiferencia” y se negó a notificar a las autoridades locales cuando ocurrió el derrame.

El incidente se notó por primera vez el 28 de septiembre, pero no fue hasta el jueves que comenzó la evacuación de los residentes. Fueron trasladados a refugios después de que el olor del petróleo se hizo insoportable. También fue el jueves que empezaron a aparecer animales muertos.

El oceanógrafo Homero Bennet dijo que la sustancia derramada era lo suficientemente fuerte como para causar la rápida descomposición de los animales afectados. Nadie ha dicho qué es exactamente la sustancia, y Pemex solo ha dicho que los vándalos causaron el derrame de la tubería y que el personal estaba trabajando para contenerla en la fuente.
Bennet también instó a las autoridades municipales a presentar una queja contra Pemex ante la agencia de protección ambiental y suspender toda la pesca de inmediato.
Un portavoz de Protección Civil dijo que era urgente que Pemex inicie los esfuerzos de limpieza en el arroyo Tepeyac y comience la biorremediación.

Los pescadores afirman que no es la primera vez que ven un derrame de petróleo en el área. Dicen que Pemex ha culpado a los vándalos en el pasado, pero los locales creen que los derrames son causados ​​por un mantenimiento deficiente.

Beatriz Torres Beristáin, investigadora de la Universidad de Veracruz, señala que existen otros 673 casos de contaminación por petróleo en el estado que han sido catalogados por la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat).

En el estado vecino de Tabasco, algunas personas están culpando a la contaminación por hidrocarburos por la muerte de hasta 50 manatíes, junto con serpientes, cocodrilos y peces que han perecido en la región de Bitzales en Macuspana.

Los residentes que viven cerca han reportado sufrir daños en la piel.

Un representante de Semarnat dijo que la situación en Tabasco es “un problema que afecta las estructuras sociales y económicas de la región” y se ha descrito como una de las peores crisis ecológicas en el estado.