En enero de 2018, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró una variación mensual de 0.5%, ubicando la inflación en Chile en 2.2% a los doce meses.

En el primer mes del año, diez de las doce divisiones que componen la canasta del IPC registraron incidencias positivas y dos tuvieron incidencias negativas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las divisiones con los mayores incrementos fueron Alimentos y Bebidas No Alcohólicas (1.3%), Vivienda y Servicios Básicos (0.9%) y Salud (0.9%). Asimismo, la principal influencia negativa provino de la división de Recreación y Cultura (-1.6%).

Según lo informado por el INE, el producto con el mayor movimiento ascendente registrado en el primer mes del año fue el limón, que aumentó un 101,4%. El precio en el aumento de este producto se debió a una menor oferta a nivel nacional debido a factores estacionales, ya que su producción se produce principalmente en los meses de invierno, explicó la agencia.

El tomate también aumentó en un 18% en el mes debido a la menor disponibilidad de este producto en el mercado, debido a la entrada tardía de la producción del área de Limache y la sexta región.

Por otro lado, el Gasto Común mostró un aumento mensual de 7.2%, explicado por un aumento en el pago de remuneraciones debido a mayores pagos por horas extras y funciones ocasionales asociadas con las vacaciones del mes de diciembre. En cuanto a las pérdidas, los frutos de la estación cayeron en su valor en un 7,8% mensual, mientras que los paquetes turísticos lo hicieron en un 11,8%, debido a la aplicación de ofertas y promociones en este tipo de servicios.