Un Tribunal Penal Federal en la ciudad costera de Mar del Plata, en la provincia de Buenos Aires, condenó a seis miembros de un grupo neonazi local, después de establecer que el grupo actuaba como una “mafia organizada” en el momento de planear y llevar a cabo diferentes ataques. A saber, amenazas de pintura en aerosol, esvásticas, mensajes que reivindican el nazismo y calumnias discriminatorias, así como ataques a personas de los grupos a los que apuntaban.

Después de analizar más de 100 pruebas, el tribunal condenó al acusado por “ser un grupo que pretendía imponer sus ideales a la lucha contra los extranjeros mediante el miedo o la fuerza, así como difundir propaganda basada en ideas o teorías de una raza, religión o grupo étnico. “Los miembros del grupo que fueron juzgados recibieron sentencias que oscilaron entre cuatro y medio y nueve años en prisión.

Uno de los miembros era menor de edad cuando se cometieron los crímenes, por lo que recibió dos años de “tratamiento tutelar”, que se define como una serie de “medidas educativas, cuidadosamente determinadas a nivel legal, destinadas a la corrección del menor”. “

El fallo rebatió enérgicamente los argumentos planteados por el fiscal, Manuel Pettigiani, que había pedido sentencias condenatorias e incluso absoluciones para algunos de los acusados. Pettigiani había argumentado que los acusados ​​no eran más que una banda de rock que se metió en una pelea callejera, y por eso solicitó oraciones por las cuales los acusados ​​no tendrían que haber ido a la cárcel.

El Fiscal también intentó llegar a un acuerdo con los acusados, en un intento de lograr que admitieran su culpabilidad y evitaran ir a juicio. El tribunal rechazó cualquier posible acuerdo de declaración de culpabilidad, y de todos modos celebró un juicio regular.

El acusado y sus conocidos presentes en la sala de la corte reaccionaron violentamente a la decisión. Según el sitio de noticias de Mar del Plata 0223, la novia de uno de los acusados, Mailén Pampillón, comenzó a atacar a personas y patear asientos. Ella fue forzada a salir de la habitación. Por el contrario, el estado de ánimo fuera del tribunal fue de alegría, ya que decenas de activistas presentes celebraron lo que consideraron una sentencia ejemplar.

El abogado de Delegación de Asociaciones Israelitas Argentina (DAIA), Alejandro Broitman, hizo una declaración en el mismo sentido, celebrando las decisiones de la corte. La institución judía era un demandante en el caso.