La ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner y sus hijos, Florencia Kirchner y Máximo Kirchner, enfrentarán un juicio por presuntas acusaciones de lavado de dinero luego de que un juez federal decidió esta semana elevar su investigación, enviándolo a un juicio oral y público.

Los aliados comerciales de Kirchner, Lázaro Báez, Cristóbal López y Fabián De Sousa también serán juzgados. El caso se centra en una firma llamada Los Sauces SA, una empresa inmobiliaria propiedad del ex presidente y sus hijos. Los investigadores creen que la firma utilizó un frente para lavar dinero extraído ilegalmente de contratos estatales demasiado inflados.

El juez federal Julián Ercolini acusó al ex presidente de liderar una “asociación ilícita de carácter estable y permanente” que blanqueó el dinero obtenido a través de sobornos contratos de alquiler a través de los hoteles de Los Sauces SA. Ercolini dice que Fernández de Kirchner fue el responsable final del plan “para reciclar fondos de origen ilícito”, mientras que su hijo, Máximo, era un organizador. Dice que la “asociación” se extendió desde enero de 2009 hasta marzo de 2016.

Según los investigadores, Báez y López pagarían de más los contratos de alquiler para devolver el dinero a Cristina Fernández de Kirchner y su familia. Ambos empresarios, aliados comerciales clave durante los años de Kirchner, fueron responsables en total del 80% de los ingresos totales de Los Sauces SA desde enero de 2009 hasta marzo de 2016. La ex presidenta de Argentina acusada de corrupción Ercolini concluyó que la ex presidenta y sus hijos corrieron “Un esquema para el reciclaje de fondos de origen ilícito a través de Los Sauces SA”, citando “dinero de fuentes ilegítimas que se canalizó a través de compañías” de propiedad de Báez y López.

Además del ex presidente y sus hijos, Máximo y Florencia, Los niños, Martín, Leandro y Luciana, también fueron llamados a enfrentar el juicio. Otros nombrados en la investigación incluyen un ex contador kirchnerista, Víctor Manzanres y Romina de los Ángeles Mercado, una sobrina del ex presidente. En total, 18 fueron acusados, junto con los miembros de la familia Kirchner. La fecha para el juicio se fijó para el 26 de febrero de 2019. Incluso si la sentencian, la ex Presidenta tendrá la posibilidad de apelar ante el Tribunal de Apelaciones,

El Tribunal de Casación y, si el caso lo amerita, el Tribunal Supremo. Por lo tanto, una futura sentencia firme contra Cristina Fernández de Kirchner aún está lejos.