Jet Smart, una compañía chilena de bajo costo, planea lanzar una serie de vuelos desde Chile (especialmente la ciudad capital Santiago de Chile) a Argentina, en el aeropuerto El Palomar de Buenos Aires, al igual que otras aerolíneas de bajo costo como FlyBondi.

La semana pasada, en una carta escrita al Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, la compañía solicitó permiso para abrir 12 nuevas rutas de vuelo, todas provenientes de Chile hacia aeropuertos nacionales, incluido el aeropuerto de El Palomar, recientemente habilitado para vuelos comerciales.

La llegada de Jet Smart al país fue esperada por el gobierno: la compañía es propiedad de Indigo Partners, un fondo de inversión especializado en alquilar aviones a compañías de bajo costo y financiado por Bill Franke, uno de los hombres más influyentes en la industria de las aerolíneas.

Jet Smart tiene como objetivo conectar Santiago con otros aeropuertos argentinos, incluidos Salta, Tucumán, Iguazú, Jujuy, Córdoba, Rosario, San Juan, Mendoza, El Calafate, Bariloche y Neuquén.

En Chile, Jet Smart solo comenzó a operar en julio pasado, pero ya posee el 11 por ciento del mercado, con un vuelo internacional desde Santiago a Lima.