El gobierno sirio ha llegado a un acuerdo con grupos rebeldes en el sur de Damasco, que les permite el paso seguro a cambio de la evacuación de civiles en dos pueblos sitiados, informaron medios estatales.

Según el acuerdo, los combatientes de la oposición encerrados en el campo de refugiados palestinos de Yarmouk pueden viajar a la provincia noroccidental de Idlib, controlada por los rebeldes. Unas 5.000 personas sitiadas en las ciudades de Kefraya y al-Foua’a serán liberadas en dos etapas, según la agencia oficial de noticias SANA. Se espera que la implementación comience el lunes y esté programada para completarse antes del inicio del Ramadán en 15 de Mayo.

El anuncio llega casi dos semanas después de la campaña del gobierno para expulsar a los milicianos del grupo Estado Islámico (IS, antes ISIS) de los suburbios del sur de la capital, incluido el campo de refugiados palestinos de Yarmouk. Yarmouk era hogar de unos 160.000 palestinos antes de que comenzara el conflicto sirio en 2011, fue atacado por militantes de ISIS en 2015.

Según la ONU, se cree que unos 3.500 refugiados palestinos huyeron del campo asediado desde que el gobierno sirio lanzó una nueva ofensiva el 19 de abril. Anteriormente, los medios estatales anunciaron el vecindario de Al Qadm al lado el campamento había sido retomado. Fuentes de la oposición, citadas por Reuters, afirmaron que el ejército estaba combatiendo con militantes del Estado Islámico en las afueras del campamento de Yarmouk, donde se encuentran cerca de 2.000 militantes. También se ha llegado a un acuerdo para evacuar a los combatientes rebeldes de las áreas de Yalda, Babila y Beit Sahem, también en el sur de Damasco.

El acuerdo le da a los combatientes la opción de abandonar el área con sus familias o entregar sus armas y quedarse, reportó AFP. La operación es parte de un esfuerzo mayor auspiciado por Rusia para limpiar los suburbios de los militantes de Damasco permitiéndoles a ellos y sus familias irse para otras áreas controladas por los rebeldes.

Hace dos semanas, se llegó a un acuerdo para que los militantes evacuaran la región oriental de Qalamoun, a unos 50 kilómetros al noreste de la capital siria. Como parte del acuerdo, dejaron armas pesadas y medianas.

Un total de 21.145 militantes y sus familias fueron evacuados de Douma en virtud de un acuerdo auspiciado por Rusia en el momento en que la ciudad, que era el último bastión militante importante en el país. El suburbio de Damasco devastado por la guerra en el este de Ghouta fue liberado por el ejército sirio.