El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, hizo una visita a la frontera colombiano-venezolana para comprender las dimensiones del éxodo de los venezolanos que, según las estadísticas de la ONU, 1,9 millones han abandonado Venezuela desde 2015 debido a la situación económica y social de Venezuela. .

“Estar aquí simboliza la voluntad de la comunidad internacional de estar cerca de Colombia en este esfuerzo tan importante para responder a una crisis monumental”. Dijo el enviado de la ONU desde la ciudad fronteriza de Cúcuta.

Grandi dijo que después de su viaje pudo entender las dimensiones del éxodo, a pesar de que el gobierno de Nicolás Maduro insiste en negar la emergencia que ha provocado la hiperinflación y la escasez crónica de alimentos y medicamentos, informó la AFP.

Durante su viaje, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) inauguró un centro médico en Cúcuta con capacidad para atender a 320 personas diariamente, incluidos colombianos y venezolanos, que han emigrado debido a la situación en el país petrolero.

El centro, que también ofrecerá protección a los menores, fue construido con el apoyo de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Consejo Noruego para los Refugiados, según el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Según las autoridades colombianas, un flujo migratorio de un millón de personas de Venezuela está en tránsito a través de su territorio, de las cuales 820 mil se han regularizado temporalmente.

En una declaración reciente en Ginebra, Grandi dijo que “unas 5,000 personas salen de Venezuela todos los días ahora”. En el movimiento poblacional más grande en la historia reciente de América Latina.

Por otro lado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se mostró reacio a admitir la crisis migratoria frente a la Asamblea General de la ONU. El presidente pidió a la agencia que “sincero”. las estadísticas. Al mismo tiempo, niega que exista una emergencia humanitaria debido a la grave situación económica cuyo proceso de hiperinflación ya ha durado un año.