El presidente venezolano, Nicolás Maduro, prometió asistir a la Cumbre de las Américas en Lima, desafiando la decisión de Perú de retirar la invitación a la reunión.

Reaccionando a la decisión de Lima de considerar que Maduro ya no es bienvenido en la cumbre, ayer el presidente venezolano dejó en claro que no tiene intención de aceptar la decisión.

“¿Me tienen miedo? No quieren verme en Lima? Me van a ver, ya sea que llueva, truene o caiga un rayo, por tierra o por mar. Estaré en la Cumbre de las Américas con la verdad de Venezuela. Puedes estar seguro de eso. ¿Por qué estás tan asustado de mí? Todos nos encontraremos. ¿Ustedes no pueden manejar nuestra verdad? No tengo miedo de todos ustedes “, dijo Maduro en una conferencia de prensa con corresponsales internacionales.

El presidente venezolano también aprovechó la oportunidad para criticar a los miembros del Grupo Lima, que respaldó la decisión de Perú de excluir a Caracas. “En Venezuela, el Grupo Lima no está a cargo, la gente sí. Se van a marchitar, son los gobiernos más impopulares de América. Quieren repetir con Venezuela el maltrato que han hecho aliado a Cuba “.

El Grupo Lima se reunió a principios de esta semana, como resultado de lo cual Perú indicó que el presidente venezolano Nicolás Maduro ya no sería bienvenido en la Cumbre de las Américas, argumentando que se había producido un colapso en el funcionamiento normal de las instituciones democráticas en Venezuela.

Las controvertidas elecciones presidenciales tempranas y los términos de esas elecciones han sido citadas por Lima como el motivo para retirar su invitación.

El Perú invitó a Maduro el año pasado a la Cumbre de las Américas, que se celebrará los días 13 y 14 de abril bajo el paraguas de la Organización de los Estados Americanos (OEA).
El Grupo Lima -compuesto por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía- también fue respaldado por una declaración de los Estados Unidos.

Respaldando a Caracas, Bolivia y Cuba han denunciado lo que llaman intromisión en los asuntos internos de Venezuela. El presidente boliviano, Evo Morales, en particular, señaló que el Grupo Lima no constituye una mayoría de los países de la OEA. La Habana ha rechazado categóricamente la decisión, calificándola de contraria a los principios de las Naciones Unidas y CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños).

La insistencia de Maduro en participar se encontró con una respuesta instantánea de Lima. Además de enviar formalmente a Maduro una carta notificándole que ya no está invitado al Sumit, la primera ministra peruana, Mercedes Aráoz, dijo a una estación de radio local que Maduro “no puede ingresar al territorio peruano ni al espacio aéreo, no puede ingresar porque no es bienvenido”. Tiene que entender que en Perú no queremos alojarlo “.

Por separado, Maduro desafió al presidente Mauricio Macri a organizar una cumbre de UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas). “Le digo al presidente argentino, Mauricio Macri, convoque una reunión, atrévete a hacerlo, no me tengas miedo. Llama a una reunión como presidente de UNASUR a una cumbre de países de UNASUR e iré a esa cumbre y nos encontraremos cara a cara y defenderé la verdad de Venezuela “.