Un tribunal federal de Argentina está examinando una denuncia penal contra el controvertido príncipe heredero de la corona saudita Mohammed bin Salman por presuntos crímenes de guerra cometidos en Yemen.

“Las autoridades fiscales argentinas deben analizar el papel de Mohammed bin Salman en los posibles crímenes de guerra cometidos por la coalición liderada por los saudíes desde 2015 en Yemen”, dijo Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, que presentó la queja, en un comunicado.

“La asistencia del príncipe heredero a la Cumbre del G20 en Buenos Aires podría hacer que los tribunales argentinos sean una vía de reparación para las víctimas de abusos que no pueden buscar justicia en Yemen o Arabia Saudita”, agregó.

La queja contra bin Salman está en manos del juez federal Ariel Lijo, aunque pocos observadores creen que el magistrado argentino iniciará una investigación.

La constitución del país reconoce una jurisdicción universal para los crímenes de guerra y la tortura. Le permitiría a Lijo investigar las reclamaciones, aunque no hay víctimas argentinas conocidas en la invasión liderada por los saudíes en Yemen.

“La decisión de los funcionarios argentinos de avanzar hacia la investigación sería una señal fuerte de que incluso los funcionarios poderosos como Mohammed bin Salman no están fuera del alcance de la ley”, agregó Roth. “Y Mohammed bin Salman debería saber que puede enfrentar una investigación criminal si se aventura a Argentina”.

El Príncipe Mohammed asistirá a la apertura de la cumbre de líderes del G20 en Buenos Aires, que comienza este viernes.

“El gobierno saudí, bajo la autoridad del príncipe heredero, también ha sido implicado en graves denuncias de tortura y otros malos tratos a ciudadanos saudíes”, dijo Human Rights Watch.