El presidente de Polonia, Andrzej Duda, ha nombrado a 27 nuevos jueces de la Corte Suprema, a pesar de que la presión interna y de la Unión Europea no lo hace. La Comisión Europea ha remitido a Polonia al Tribunal de Justicia Europeo sobre sus políticas judiciales.

A principios de este año, el gobierno redujo la edad de jubilación de los jueces, obligando a muchos a retirarse. Los opositores dicen que la medida apunta a designar reemplazos favorables, que socavan la democracia y la independencia judicial. El partido gobernante de la Ley y Justicia (PiS) del país dijo que el cambio legal, que obliga a los jueces a dimitir a 65 en lugar de 70, fue necesario para deshacerse de la corte de jueces de la era comunista y mejorar la eficiencia de la corte.

Los nuevos jueces trabajarán en las Salas de Derecho Civil y Penal de la Corte Suprema, así como en la Cámara de Supervisión Extraordinaria de reciente creación, según los informes de transmisión pública de Polonia.

A los miembros de los medios de comunicación de The Associated Press no se les permitió presenciar la ceremonia. Hablando el miércoles, el principal asesor del presidente defendió los nombramientos del gobierno. Estamos implementando otra etapa de la reforma del sistema de justicia que es tan importante para nosotros, dijo Pawel Mucha. Estamos actuando en el interés público. Estamos restaurando la confianza en el sistema de justicia.

¿De qué se trata la disputa judicial?

La UE ha estado enemistada por mucho tiempo con el gobierno del país por su política judicial, expresando sus preocupaciones por primera vez cuando PiS llegó al poder en 2015. En diciembre de 2017, la Comisión Europea inició un procedimiento disciplinario contra Polonia invocando una regla llamada Artículo 7, citando amenazas sistémicas a la regla. de la ley en medio de sus cambios.

Fue la primera vez que el cuerpo invocó la regla, pero en los meses posteriores a Hungría también se enfrentó a la censura. Los dos países, que tienen gobiernos de derecha, han prometido apoyarse mutuamente. Acusan a la UE de tratar de interferir políticamente en sus asuntos internos.

Hablando la semana pasada, el presidente Duda dijo que estaba esperando con calma la decisión del Tribunal de Justicia sobre las reformas.

El ex presidente del Tribunal Supremo, Malgorzata Gersdorf, de 65 años de edad, calificó la acción como una purga y volvió a trabajar en desafío a la ley, flanqueado por simpatizantes.

Un pequeño grupo de manifestantes gritó traidores a los nominados cuando ingresaron al palacio presidencial el miércoles.