Caracas le otorgó al Grupo de Lima un período de 48 horas para rectificar su posición, por lo que Abdo Benítez respondió retirando a todo el personal diplomático presente en Venezuela.

Mario Abdo Benítez, presidente de Paraguay, anunció el jueves la ruptura de relaciones diplomáticas con Venezuela luego de amenazas del presidente venezolano en respuesta al rechazo de su nuevo mandato por parte del Grupo de Lima, del cual Paraguay es miembro.

El mismo día que Nicolás Maduro prestó juramento como presidente de la Corte Superior de Justicia, independientemente del hecho de que la ceremonia debe presentarse ante la Asamblea Nacional, de acuerdo con la constitución del país, para el período presidencial 2019-2025 a pesar de las críticas a Abdo Benítez, la comunidad internacional, anunció que su país cerrará la embajada en Caracas y retirará a todo su personal diplomático.

Asimismo, la cancillería paraguaya anunció que se dará un plazo razonable para el retiro de las autoridades venezolanas presentes en el país del sur.
Maduro había advertido a los países del Grupo de Lima el miércoles que si no rectificaban el comunicado firmado el 4 de enero por sus miembros, con la excepción de México, en el que lo denunciaban una vez más como un gobernante ilegítimo y exigían la solicitud de nuevas elecciones, tomarían las medidas diplomáticas más urgentes y crudas contra ellos.

Maduro asume el cargo de manera inconstitucional, según la Asamblea Nacional de Venezuela, con una mayoría de la oposición, considerando que las elecciones en las que fue elegido el 20 de mayo no brindaron suficientes garantías democráticas.

A esta posición de repudio se unió una gran parte de la comunidad internacional, entre los cuales se encuentran las grandes potencias de América Latina, la Unión Europea y los Estados Unidos.