Panamá rompió sus relaciones diplomáticas con Venezuela después de la imposición de sanciones por parte de Caracas a altos funcionarios panameños en medio de una disputa diplomática en aumento.

Venezuela dijo el jueves que estaba deteniendo las relaciones “comerciales” con funcionarios y compañías panameñas, incluida la aerolínea regional Copa, por su supuesta participación en el sabotaje de la economía venezolana.

“El gobierno de Venezuela ha decidido suspender las relaciones económicas y financieras con personas jurídicas e individuos de Panamá durante 90 días”, se lee en el mensaje.

Las autoridades de Venezuela declararon que su decisión estaba relacionada con la necesidad de proteger el sistema financiero del estado. Se ha suspendido la interacción total con 46 entidades legales y 22 personas.

En respuesta, Panamá más tarde ordenó la salida del embajador de Venezuela y retiró a su propio enviado al país.

“El gobierno panameño decidió retirar a su embajador en la República Bolivariana de Venezuela, Miguel Mejía, y le pide al gobierno venezolano que retire a su embajador acreditado en Panamá, Jorge Durán Centeno”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores panameño en un comunicado.

Agregó que el presidente panameño, Juan Carlos Varela, y casi dos docenas de ministros del gabinete y altos funcionarios fueron sancionados por supuesta manipulación del sistema financiero panameño para sabotear la economía venezolana.

El otrora próspero país latinoamericano rico en petróleo está luchando actualmente con las dificultades económicas intensificadas por la inestabilidad política.

Maduro culpa a la oposición del país apoyada por Estados Unidos por las dificultades.
La violencia política mató a más de 120 personas tanto del gobierno como de los campamentos de la oposición en Venezuela el año pasado.