La revelación de la magnitud del daño financiero causado por el crimen sigue el lanzamiento de un informe de Pemex la semana pasada , que muestra que los gasoductos de propiedad estatal de México continúan desangrando el combustible a niveles récord.

Las estimaciones anteriores han situado las pérdidas anuales de ingresos por el robo de gasoductos en alrededor de mil millones de dólares. Veracruz, Puebla, Hidalgo, Estado de México, Querétaro, Tlaxcala, Jalisco, Guanajuato y Michoacán son los estados más afectados.

En una conferencia de prensa conjunta con el portavoz presidencial Eduardo Sánchez, Treviño explicó que Pemex ha detectado casos en los que sus propios empleados han sido cómplices del crimen y ha actuado con decisión cuando lo ha hecho. “Pemex es una víctima de este flagelo.

En Pemex, tenemos cero tolerancia y cuando encontramos a alguien que creemos que está involucrado, lo informamos y lo despedimos, así es como siempre ha sido “, dijo. Desde mediados de 2016, Treviño dijo , se implementó una estrategia conjunta con la Secretaría de Finanzas y las fuerzas armadas para combatir el crimen y se destacó que está funcionando, aunque admitió que el robo de combustible está en aumento.

“Una de las cosas que hicimos el año pasado fue el arresto 1.600 personas que fueron sorprendidas in fraganti cometiendo el crimen, y alrededor de 1.300 se enfrentan a un proceso judicial en ese sentido. También detuvimos más de 1.600 vehículos, que fueron confiscados y están bajo la protección de las autoridades, y recuperamos más de 14 millones de litros de combustible robado “, dijo.

El CEO atribuyó la alta prevalencia continua del crimen a un” efecto cucaracha ” “Y dijo que a pesar de que la estrategia actual está generando dividendos, hay que hacer más para combatirla”. Este efecto es un juego de gato y ratón, hacemos algo, los venzamos por un tiempo, luego proponer otra estrategia “, dijo.”. . .

Cuantas más quejas hay de los ciudadanos, más rápido encontraremos a estos delincuentes “, agregó Treviño. También hizo hincapié en que las finanzas de la compañía son” estables “a pesar de las enormes pérdidas que ha sufrido.

Con respecto al futuro de Pemex, el CEO dijo que asesorará a la nueva administración federal, que tomará posesión en diciembre, para continuar con el plan de negocios actual de la compañía, que aprovecha la reforma energética implementada en 2014.

Sánchez agregó que todas las empresas que busquen hacer negocios con Pemex en el futuro lo harán. ser plenamente investigado para establecer su posición legal y económica como parte de un nuevo programa de cumplimiento destinado a evitar la firma de contratos con empresas involucradas en actividades delictivas.

El presidente ejecutivo de Pemex, Emilio Lozoya, fue acusado de recibir US $ 10 millones en sobornos de la construcción brasileña Odebrecht a cambio de la adjudicación de contratos para una refinería en Tula, Hidalgo. Lozoya ha negado repetidamente cualquier maldad. Las autoridades federales dijeron el mes pasado que 65 empleados de Pemex están sujetos a continuas investigaciones de corrupción, incluyendo 23 con supuestos vínculos con Odebrecht.

El objetivo de la nueva estrategia, dijo el vocero, es “promover un entorno empresarial con altos estándares éticos en los cuales Pemex, sus socios, sus proveedores y clientes pueden generar el mayor valor para los mexicanos.