La Agencia Federal de Protección Ambiental (Profepa) ordenó el cierre temporal de una planta de tratamiento de aguas residuales en Tlaxcala después de encontrar que sus descargas excedían los límites de grasas, aceites y bacterias coliformes fecales.

Durante una inspección de rutina de la instalación en Atlamaxac en el municipio de Tepeyanco los funcionarios verificaron que el efluente estaba siendo descargado al río Atoyac-Zahuapan.

También encontraron que la planta estaba operando sin los permisos necesarios emitidos por la Comisión Nacional del Agua (Conagua). La planta es operada por el Centro de Servicios Integrales para el Tratamiento de Aguas Residuales del Estado de Tlaxcala (CSITARET) y trata las aguas residuales de los municipios de Teolocholco, Tepeyanco, San Francisco Tetlanohocan, La Magdalena Tlaltelulco y Santa Isabel Xiloxotla, así como las fábricas ubicadas en el parque industrial de este último municipio.