Los negociadores mexicanos están en Bruselas esta semana, y las dos partes se reunirán nuevamente la próxima semana en México.

Se espera que la Comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmstrom, se encuentre en la Ciudad de México en la semana que comienza el 19 de febrero para ayudar a impulsar las conversaciones.

México cree que puede concluir un nuevo acuerdo de libre comercio con la Unión Europea antes de fines de febrero, dijeron funcionarios mexicanos. La UE y México tienen la intención de actualizar un acuerdo comercial acordado hace 21 años que cubre en gran medida los productos industriales. Quieren agregar productos agrícolas, más servicios, inversiones y compras gubernamentales, e incluir disposiciones sobre normas laborales y protección ambiental.

Los negociadores mexicanos están en Bruselas esta semana, y las dos partes se reunirán nuevamente la próxima semana en México.
El funcionario mexicano dijo que la comisionada de Comercio de la UE, Cecilia Malmstrom, podría presentarse en la semana que comienza el 19 de febrero para ayudar a cerrar las conversaciones y permitir que se anuncie un acuerdo inicial, aunque solo si se puede llegar a un acuerdo.

“A partir de ahora … creo que estamos muy cerca de estar en esa posición”, dijo el funcionario. Las dos partes han acelerado las conversaciones a comienzos de 2018, inicialmente con el objetivo de concluirlas a fines del año pasado. “Solo nos detenemos para tener suficiente tiempo para dormir y tomar vuelos”.

Los principales desafíos son hasta qué punto abrir los mercados de los demás a los alimentos y bebidas, como el tequila, el pollo y los espárragos de México y los productos lácteos de Europa, y la demanda de la UE para reconocer las indicaciones geográficas.
Tales indicaciones protegen los productos agrícolas, por ejemplo, dictando que el término “champán” solo puede usarse para el vino espumoso del norte de Francia o, más importante para México, que el término “manchego” se aplica al queso de oveja del centro de España.

México está más acostumbrado a proteger los productos con marcas comerciales y tiene su propio “manchego” de leche de vaca.
La UE también quiere que sus empresas puedan presentar ofertas en licitaciones del gobierno mexicano, incluso a nivel estatal. Y los negociadores deberán establecer cómo están protegidos los inversionistas extranjeros.

Para México, un acuerdo con la UE sería parte de una estrategia para reducir su dependencia de los Estados Unidos, el destino de casi el 80% de sus exportaciones. Esto se ha vuelto más urgente, dada la amenaza del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de desechar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

México es uno de los once países que se espera firmen un pacto comercial Asia-Pacífico en marzo después de que Estados Unidos se retiró de una versión anterior.

“Tener un acuerdo actualizado con Europa es muy importante, no solo desde el punto de vista económico, sino también porque es un paso más hacia el fortalecimiento de nuestra red de acuerdos de libre comercio”, dijo el funcionario.