No interferimos en los asuntos internos de los países declaró el canciller paraguayo Eladio Loizaga

Vázquez, a sugerencia del ministro Nin Novoa, firmó un proyecto de resolución en apoyo de Rousseff, que ojalá fuera confirmado por el resto de los miembros.

El intento de Uruguay de redactar una resolución fuerte de Mercosur y Unasur en apoyo de la asediada presidenta brasileña Dilma Rousseff ha fracasado. Argentina solo está dispuesta a expresar su apoyo a las instituciones de Brasil, mientras que Chile y Paraguay han rechazado la idea de personalizar el tema en Rousseff y su Partido de los Trabajadores.

La semana pasada, el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, a sugerencia de su canciller, Rodolfo Nin Novoa, firmó un proyecto de resolución en apoyo de Rousseff que, con suerte, sería confirmado por el resto de los miembros del grupo, pero resultó ser una iniciativa mal calculada.

Respetamos la autodeterminación del gobierno y el pueblo brasileños. Brasil es una referencia de referencia cuando se trata de respetar las instituciones, por lo que Paraguay considera que no es conveniente hacer ninguna declaración a favor o en contra de los actores de la situación actual, ya que hemos dicho que tenemos el máximo respeto por las instituciones brasileñas.
Además, “no apoyamos este tipo de declaraciones y respetamos la soberanía de los países”, agregó el ministro que reveló que tanto Mercosur como Unasur habían consultado a Paraguay sobre la firma de una declaración de apoyo a Dilma Rousseff dado el actual conflicto con el Poder Judicial.

Loizaga, que acaba de regresar de Japón de una reunión de la Liga Parlamentaria que reúne a legisladores japoneses y paraguayos, dijo que se abordó la situación en la región, en particular Brasil, y se acordó que “todos estamos esperando una solución rápida para la situación de acuerdo con la Constitución y el gobierno de la ley”.

El ministro paraguayo visitó Tokio para coordinar las celebraciones más adelante en el año del 80 aniversario de la llegada de los primeros inmigrantes japoneses a Paraguay. Los dos países tienen relaciones diplomáticas plenas desde 1919 y las primeras familias japonesas llegaron en 1936. Se estima que 7.000 descendientes japoneses viven en Paraguay.
Uruguay actualmente ocupa la presidencia rotativa de Mercosur y Unasur.