El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que asistirá a la Cumbre de las Américas “a toda costa” para llevar “la verdad del país” en una conferencia de prensa en el palacio presidencial de Caracas a pesar de que el gobierno peruano informó que su presencia no sería bienvenido en el país andino.

Con el objetivo de la declaración del Grupo Lima, en la que el grupo formado por naciones latinoamericanas y Canadá criticó el avance de las elecciones presidenciales calificando al gobierno venezolano de “antidemocrático”, la Ministra de Relaciones Exteriores del Perú, Cayetana Aljovín, anunció que la presencia de el presidente venezolano “ya no será bienvenido” en la Cumbre de las Américas que tendrá lugar en Lima del 13 al 14 de abril.

Según el líder venezolano, hay una campaña xenófoba contra venezolanos en todo el mundo.

Esta serie de rechazos por parte de la comunidad internacional se ha acentuado luego del fracaso de las negociaciones entre el gobierno y la oposición venezolana en la República Dominicana.

La oposición denuncia que el gobierno nunca estuvo realmente interesado en discutir los puntos propuestos en el diálogo más que en los que tenían que ver con revocar las sanciones impuestas por los Estados Unidos y la Unión Europea contra varios funcionarios venezolanos de alto nivel -algunos de los presentes en la mesa de diálogo, como el portavoz oficial Jorge Rodríguez.

La Ministra de Relaciones Exteriores del Perú, Cayetana Aljovín, anunció que la presencia del presidente venezolano “ya no será bienvenida” en la Cumbre de las Américas.

Por su parte, el presidente boliviano, Evo Morales, último aliado del gobierno venezolano en la región, criticó las declaraciones del Grupo Lima acusándolas de atacar a Venezuela.
Varios partidos políticos peruanos convocaron una manifestación el 12 de abril en Lima, en vísperas de la Cumbre de las Américas, contra la dictadura de Nicolás Maduro y en apoyo de “nuestros hermanos venezolanos” en Perú, informaron hoy el ex primer ministro y diputado Jorge del Castillo.

Venezuela vive una de las peores crisis económicas, sociales y políticas de su historia y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, la describe como el ejemplo más “patético” de corrupción en América Latina, luego de anunciar medidas de inmigración por el éxodo. de venezolanos a su país.